Las redes sociales y la educación de adultos poco cualificados

Las redes sociales y la educación de adultos poco cualificados

Si te consideras una persona adulta “conectada”, las redes sociales se han instalado en tu vida. A través de ellas te has informado,  te has reído, emocionado o sorprendido y  también has aprendido, apenas sin darte cuenta, sobre muchos temas incluso profesionales!!

Existen redes sociales casi para cada tema y como contaba en un artículo anterior de este blog, pueden servir para ayudar en la formación de trabajadores.

Un elevado porcentaje de personas adultas comenzaron a adquirir competencia digital aprendiendo a utilizar  redes sociales como Facebook, Twitter, YouTube o Instagram pero muchos de ellos no han pasado de ahí. La app Whatsapp fue el motivo por el que muchos adultos se decidieran a adquirir un smartphone.

De manera que las redes sociales, se convierten en la primera puerta de acceso al aprendizaje online para muchas personas con escasa cualificación profesional. Y son en cierto modo la plataforma de aprendizaje informal de este colectivo. Sería un error no aprovechar esta vía de aprendizaje tan motivadora en los programas de formación de personas adultas de baja cualificación. Entre ellos,  las escuelas de adultos, los talleres de empleo o la formación para el empleo en general para personas desempleadas y trabajadores.

“Las redes sociales se han convertido en la primera puerta de acceso al aprendizaje online para muchas personas con escasa cualificación profesional”.

El artículo “Las redes sociales en el aprendizaje de adultos”   en el blog del portal EPALE recogía hace unos meses esta misma reflexión.

Los docentes de personas adultas que utilizan redes sociales como un recurso didáctico innovador, motivan a los alumnos a registrarse en redes sociales y a participar en discusiones compartiendo sus conocimientos.

Ejemplos de actividades con redes sociales.

Chats grupales. Los chats grupales en Facebook,  Twitter o WhatsApp , donde los docentes pueden publicar tareas, recordar a los alumnos los plazos y publicar enlaces a buenos recursos en Internet. Los estudiantes también pueden compartir enlaces y pueden hacer preguntas tanto a sus tutores como a sus compañeros. Los chats grupales también son buenos espacios para los debates.

Twittear.  Usar Twitter es una excelente manera de conectar a los estudiantes con el mundo real. Esto puede ser particularmente valioso para las personas que aprenden habilidades básicas, ya que conectan su aprendizaje en sus experiencias diarias. Los maestros también pueden crear sus propios hashtags que pueden usar para enviar contenido a sus alumnos.

Recopilar recursos educativos. Encontrar recursos educativos en línea puede ser fácil, pero hacer que sean fácilmente accesibles para los estudiantes es otro tema. Plataformas como Pinterest permite a los educadores crear tableros y fijar información relevante.

Compartir fotos . Plataformas como Instagram pueden ser muy útiles, permitiendo a los estudiantes demostrar su trabajo en un formato alternativo al trabajo escrito. También puede fomentar la creatividad de personas que tienen dificultades para expresarse en público. También es una herramienta muy útil para mostrar y felicitar el avance de los trabajos o proyectos, así como los productos finales para que pueda trascender a amigos y familiares o grupos más amplios.

Grabar y publicar videos.  Los docentes pueden grabar lecciones para que los estudiantes las vean cuando les interese, manteniendo el tiempo en el aula para el debate u otras actividades prácticas. Es la técnica que ahora se llama Flipped Classroom. También los estudiantes pueden filmarse a sí mismos realizando tareas. Los videos pueden publicarse en YouTube o incluso puedes transmitir en vivo, por ejemplo, en YouTube o Facebook Live.

Ventajas del uso de redes sociales como plataformas de formación

  • Flexibilidad 24/7. Los estudiantes pueden acceder al aprendizaje cuando y donde quieran. Existe la posibilidad de que los profesores puedan responder a los estudiantes casi en tiempo real, resolviendo problemas al instante, en lugar de tener que esperar hasta que estén juntos en el aula.
  • Estimula la colaboración. Las redes sociales están diseñadas para la interacción, por lo que no es sorprendente que puedan ser ideales para la colaboración en el aprendizaje. Esto no es solo una cuestión de interacción profesor-alumno, sino también de permitir que los estudiantes trabajen juntos y se apoyen entre sí.
  • Conexión con el mundo real. Las redes sociales están incrustadas en nuestra vida cotidiana. Esto puede ser una gran ventaja para hacer que el aprendizaje sea “real” para las personas, especialmente para aquellos que pueden entender su tiempo de formación como una pérdida de tiempo.
  • Encontrar, compartir recursos. La conectividad de las redes sociales con el mundo real tiene el efecto adicional de poder involucrar directamente a los alumnos en la búsqueda y el intercambio de recursos.
  • Aprender de la experiencia propia y de otros motiva a las personas adultas
  • Estar conectados permanentemente a un mundo de información/diversión interesa a los adultos.
  • Ayuda a adquirir competencias digitales que redunda en su integración sociolaboral.
  • Allana el camino para acceder a otras vías de formación no formal e informal.
  • Entornos de aprendizaje sin jerarquías, no hay profesores y alumnos, hay personas.

Las ventajas del uso de las redes sociales en la educación de personas adultas con escasa cualificación se multiplican exponencialmente por el hecho de que son accesibles desde dispositivos móviles (smartphones y tabletas), el “ordenador de bolsillo” al que tienen acceso curiosamente la mayoría de personas adultas independientemente de su nivel de cualificación y de su nivel adquisitivo.

El siguiente paso para mejorar el aprendizaje significativo de las personas adultas será utilizar otras aplicaciones que llevan asociadas una parte social similar a las redes sociales convencionales. Hablamos de cientos de aplicaciones en versión web y/o app que incluyen entre sus funciones las de seguir a otros usuarios y compartir sus recursos (documentos, fotografías, videos, blogs, presentaciones, infografías, etc.)

Son las “otras redes sociales” y de ellas hablaremos en otro artículo.

 

Otros recursos relacionados y compartidos en EPALE: