8 motivos para que integres las TIC en la Formación para el Empleo

Clara, tu futura alumna, fue a su oficina de empleo y preguntó por la oferta de cursos para desempleados. Encontró algunas especialidades que podrían interesarle y solicitó finalmente acceder a un certificado de profesionalidad, el que tú impartes. claraLa han seleccionado y está realmente ilusionada. Será una oportunidad para que Clara se certifique y tenga más oportunidades de encontrar el trabajo con el que siempre ha soñado.

Ayer empezó el curso, eres el docente y piensas que podrás cumplir las expectativas que Clara y el resto de participantes tienen acerca del curso.

Repasemos…

  • Tienes amplios conocimientos sobre el programa formativo de este certificado de profesionalidad, tanto por tu formación como por los años en que has trabajado en ese sector.
  • Has recopilado material actualizado de numerosas fuentes de información en Internet para preparar los contenidos del curso en distintas presentaciones de diapositivas.
  • Has preparado a conciencia la programación de los distintos módulos y has planificado tus clases con detalle.
  • Dada tu amplia experiencia docente, utilizarás las estrategias metodológicas que vienes utilizando curso tras curso y que te funcionan, adaptándolas, eso sí, al perfil de los nuevos participantes.

¿Te has preguntado, si puedes hacer algo más?

La respuesta es un rotundo SÍ, si queteacher-thinking_2797658bremos que la Formación para el Empleo sea una herramienta realmente útil para los desempleados. Y no simplemente por incluir herramientas tecnológicas y mejorar su competencia digital, sino por  los cambios de metodología de trabajo que producen en la forma de gestionar información, procesos de trabajo, comunicarse, etc.

¿Qué beneficios aportan las TIC a tu alumnado y a las empresas que les contraten?

  1. Permiten que tu alumnado adquiera competencias digitales ( marco DIGCOMP de 21 competencias y 5 áreas), en las áreas de comunicación, colaboración, creación de contenidos, seguridad y resolución de problemas. La empresa contará con trabajadores adaptados a los nuevos métodos de trabajo donde se potencia la gestión efectiva de información y la colaboración digital.
  2. Estimulan la participación activa de tus alumnos dentro y fuera del aula utilizando herramientas online que facilitan dinámicas de trabajo en equipo, preparando trabajadores proactivos e implicados en  la realización de actividades y proyectos y que son muy valorados por las empresas que están empezando a introducir dinámicas de trabajo social y colaborativo.  Google for Work
  3. Motivan e implican a los alumnos en su propio aprendizaje  para preparar a trabajadores que pueden identificar sus necesidades de formación y se motiven participando en acciones formativas dentro o fuera de la empresa. Cursos MOOC – massive open online courses,
  4. Permiten personalizar el aprendizaje de los alumnos; que cada alumno pueda avanzar dentro del curso en función de su nivel de competencias profesionales y digitales. Consecuentemente el trabajador podrá desmarcarse entre distintos candidatos con el mismo nivel de cualificación.
  5. Ayudan a los alumnos para que asuman retos alcanzables similares a los que encontrarán en las empresas. Muchas aplicaciones TIC facilitan el aprendizaje basado en proyectos, ABP. De este modo los trabajadores, ya en su empresa serán capaces de asumir tareas de distinto nivel de dificultad dividiéndolas en tareas asumibles y colaborar en la resolución de problemas.
  6. Al utilizarlas, adoptareis el rol de aprendices, tanto ellos como tú, valorando vuestros conocimientos y experiencias de cara a mejorar el aprendizaje colectivo. Las empresas valoran cada vez más, las iniciativas y la experiencia de sus trabajadores y se están imponiendo en muchas empresas innovadoras, la filosofía de mejorar sus procesos aprendiendo de y con su personal.
  7. Atreverse a experimentar su uso aumentará la autoestima, creatividad y la iniciativa en los alumnos, cualidades cada vez más valoradas en las empresas que quieren innovar.
  8. Tras su periodo de formación donde las herramientas TIC han sido su herramienta habitual de trabajo, podrán seguir ampliando su formación y desarrollar una marca personal en la web social, relacionada con su experiencia profesional, realizando acciones de voluntariado, participando en comunidades relacionadas con su ámbito profesional y que aumentará el prestigio y credibilidad de la empresa en la red.

Puede parecer complicado pero mi consejo es que empieces a experimentar con alguna herramienta  TIC sencilla con las que hayas empezado a familiarizarte. Diseña una actividad donde tus alumnos completen una definición, identifiquen características o encuentren ejemplos de un contenido que pueda ser inicialmente de su interés. Sugiere que utilicen la herramienta TIC que ya conoces y actúa como facilitador en la organización de equipos de trabajo.

¿Cuándo empiezas?

¿Conseguirán las TIC formar mejores trabajadores?

He leído y escuchado opiniones escépticas acerca de la efectividad de las TIC en los procesos de aprendizaje, que casi siempre basan sus argumentos en las dificultades de acceso a entornos digitales en los centros de formación, a la escasa formación del profesorado para sentirse cómodos con el uso de las TIC… y en el caso de las personas desempleadas, a la especial dificultad de aplicación en colectivos de desempleados de larga duración o incluso en riesgo de exclusión por no tener una competencia digital básica. Pero no podemos convertirlas en las excusas perfectas para dejar de abordar la necesidad de integrar las TIC en la formación de estos colectivos, precisamente los que no lo tienen nada fácil para encontrar un puesto de trabajo, sería desahuciarlos.

En las administraciones públicas, estamos obligados a esforzarnos por mejorar y adaptar las políticas activas de empleo a las necesidades de las empresas y la formación para el empleo es una pieza clave de estas políticas. Por tanto, el esfuerzo no debería centrarse únicamente en que los contenidos que se imparten se ajusten escrupulosamente a los programas oficiales (que también), sino en las metodologías donde estos contenidos puedan ser asimilados con ayuda de herramientas digitales, las mismas que encontrarán en sus nuevos puestos de trabajo.

Leyendo un interesante artículo publicado por Eva Alós Melchor  en el Portal EPALE, Plataforma Europea de aprendizaje de adultos en Europa, acerca de distintos métodos para involucrar en el aprendizaje a estudiantes adultos, no he podido evitar relacionarlo con el proceso de aprendizaje del alumnado de Formación para el Empleo y cómo podría aplicarse si lo hacemos con ayuda de las TIC.

Partimos de dos realidades constatadas:

  • Un alto porcentaje de desempleados muestra signos  evidentes de brecha digital y es discutible si es causada por cuestión generacional, económica o de actitud ante lo nuevo. Lo cierto es que, en las aulas de cursos para desempleados, conviven alumnos con distintos niveles de competencia digital, lo que podría plantearnos ciertas dudas en cuanto a si, ¿ son las TIC un elemento discriminador en alumnos desempleados?
  • Las TIC pueden ejercer un efecto motivador en el alumnado, no tanto por su componente tecnológico, sino por el modo en que se utilicen durante el proceso enseñanza-aprendizaje de competencias profesionales y su aplicación directa en el puesto de trabajo. ¿Qué métodos utilizar para integrarlas en las actividades con alumnos?

Veremos qué métodos  describe Eva Alós Melchor para involucrar en el aprendizaje a estudiantes adultos , y los relacionaremos con el modo en que  podrían adaptarse a los desempleados:

open-mic-1316165

  1. Valorar la experiencia de los alumnos en el uso de aplicaciones digitales o el funcionamiento de objetos cotidianos. Ser escuchados y allanar el terreno aumentará su autoestima y se sentirán valorados en su nivel de utilización de las TIC. En muchas ocasiones el alumnado no identifica siquiera que tiene una mínima competencia digital. Será muy útil ayudarles a reconocer situaciones cotidianas, en que utilizan aplicaciones digitales como el uso de apps en los teléfonos móviles, programar un despertador, grabar un programa de televisión, usar el navegador del coche, etc.

Si reconocen tener alguna competencia digital y acceso a dispositivos móviles u ordenadores, seguro que buscan información en Internet, ven videos en Youtube, utilizarán el correo electrónico o tendrán una cuenta en alguna red social generalista como Facebook, Twitter o Instagram . En estos casos será muy clarificador que reflexionen acerca del modo en que hacen uso de todo ello.

Si identificamos una competencia digital media en el alumnado, qué aplicaciones conocen o se han descargado, qué uso personal o profesional han hecho de ellas, para seguidamente establecer alguna relación con actividades TIC que se plantearán durante las clases.

8206003

2. Descubrir que lo que aprenden sea relevante para su vida personal y laboral. Para ello es fundamental que los alumnos encuentren en cada actividad TIC en la que participen, una clara relación con su futuro profesional y con actividades de interés personal. Si no es así, perderán interés y desconectarán, porque el esfuerzo no les valdrá la pena. Es importante identificar con ellos qué funciones y  tareas tendrán que realizar en su futuro trabajo y dar pié durante las actividades a que reflexionen sobre cómo aplicarían las herramientas TIC utilizadas en situaciones reales.

grupo-de-personas-en-junta-trabajando-en-una-computadora-portatil_xsomwh

3. Que sea un aprendizaje activo y participativo – La mayoría de los adultos aprenden haciendo y necesitan distintos métodos para participar activamente a lo largo del curso. Por este motivo habrá que programar una variedad de actividades y herramientas TIC que involucren a los alumnos en su proceso de aprendizaje. Hay que tener en cuenta que las empresas valoran trabajadores experimentados en el trabajo en equipo. El docente puede programar algunas de las siguientes actividades donde los alumnos utilicen una amplia variedad de aplicaciones TIC gratuitas, disponibles en Internet:

  • Participación en foros, videoconferencias y comunidades de aprendizaje dentro y fuera del curso relacionadas con los contenidos.
  • Diseñar y cumplimentar encuestas online.
  • Realizar entrevistas grabadas con dispositivos a su alcance (smartphone, tableta,..)
  • Resolución de situaciones reales planteadas a través de proyectos que sean cercanos al puesto de trabajo con ayuda de aplicaciones digitales.
  • Aprendizaje colaborativo, con la formación de equipos de trabajo donde es necesaria la distribución de tareas, de roles(curación de información, de recursos gráficos, redacción y edición de documentos en la nube, presentaciones,etc.

Successful Business People Showing Thumbs Up.

4. Plantear retos/tareas adaptados a su nivel – Esto resulta indispensable para mantener a los alumnos comprometidos. Es importante adaptar el aprendizaje a diferentes niveles ya que cada individuo tiene conocimientos, habilidades y experiencias únicas. Si la actividad resulta muy difícil o es muy costosa de resolver, perderán el interés. Formar equipos de trabajo con individuos de distintos conocimientos y habilidades enriquecerá el resultado de los trabajos.

Para diseñar tareas donde se utilicen herramientas TIC, será necesario haber identificado (tal y como dijimos al inicio) el nivel de competencia digital de cada alumno, determinar qué conocimientos previos tiene acerca del tema a trabajar y comprobar día a día sus progresos . La tarea de actuar como docente-facilitador en el aula no es sencilla, pero es esencial para los diferentes niveles y que la experiencia de aprendizaje de los alumnos sea un éxito.

Entonces, ¿conseguirán las TIC formar mejores trabajadores?

Digamos que no serán las TIC, únicamente por su tecnología, las que obren el milagro, sino por las oportunidades de crear ambientes de aprendizaje que les ayuden a mejorar actitudes laborales y experimentar situaciones muy próximas a las que encontrarán en su próximo puesto de trabajo inmerso ya, incuestionablemente, en la era digital.

Nativos digitales, digitalmente incompetentes para el empleo

Nativos digitales, digitalmente incompetentes para el empleo

Hace no mucho tiempo, hablando con personal de una Escuela Taller,  me comentaban lo satisfechos que estaban con haber logrado la instalación de un aula informática para el alumnado que se forman en oficios y que en su mayoría proceden de abandono temprano del sistema educativo.

Cuando les pregunté acerca del uso que hacían de los equipos me comentaron que los alumnos acudían allí los viernes, como premio a su comportamiento durante la semana para que se distrajeran un par de horas navegando por Internet.

De esta anécdota, no tan aislada,  se pueden desprender varias ideas:

  • Que los alumnos jóvenes asocian el uso de ordenadores, dispositivos móviles e Internet a  tiempo de ocio, aislado del proceso de aprendizaje y por supuesto del trabajo.
  • Que la mera disponibilidad de equipamiento informático no garantiza la mejora de la metodología de aprendizaje, como podría pensarse.
  • Que saber navegar por Internet o utilizar “Whatsap” en el móvil no equivale a tener competencia digital
  • Que ser una persona jóven que accede con habilidad a dispositivos como un smartphone o un ordenador, no asegura que sepa utilizar correctamente las tecnologías en un puesto de trabajo.

Por tanto, la siguiente fórmula no es cierta:

+ordenadores e Internet en las aulas = (+aprendizaje) + (+ competencia digital)

El informe “Learning and teaching technology options” del Parlamento Europeo (marzo 2015), afirma entre otras cosas que “aunque los alumnos jóvenes son considerados como nativos digitales, tan solo un 30% de ellos pueden ser clasificados como digitalmente competentes”.

Un artículo de Enrique Dans ahonda en este tema.

Los desempleados jóvenes que acuden a los cursos de formación para el empleo (FPE), cumplen este perfil y ni qué decir tiene que los desempleados no tan jóvenes que se incorporan a los cursos, pueden tener incluso un mayor nivel de “incompetencia digital” debido a la famosa “brecha digital”, que no es tanto un problema de edad, sino de escasas oportunidades de acceso y uso de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) en entornos laborales y sociales, más allá del uso de teléfono móvil y navegación básica por Internet.

Al hablar de “competencia digital”, no solo hablamos de la relacionada con el manejo de software de ofimática, instalación o configuración de programas o periféricos, sino de ser competentes en distintas áreas que ya han sido definidas a nivel europeo en el informe ” DIGICOMP: A framework for Developing and Understanding Digital Competence in Europe” , así como su adaptación en nuestro país  en el”Marco Común de Competencia Digital Docente”(2013) del INTEF.

Estas áreas son 5: Información, Comunicación, Creación de contenidos, Resolución de problemas y Seguridad.

Creé esta infografía como parte de las actividades que he desarrollado dentro de un reciente curso MOOC del Intef, “Enseñar y evaluar la competencia digital”.  Este curso,  me ha permitido aprender e interactuar con docentes de muy variadas especialidades y materias, acerca de la importancia de la competencia digital, cómo facilitar al alumnado su aprendizaje y cómo evaluarla.

areas competencia digital_celiaruiz

La competencia digital, también llamada significativamente “alfabetización digital”, se ha convertido, hoy en día en la lectura y escritura de nuestro tiempo.

Una persona analfabeta es quien no sabe leer ni escribir, una persona analfabeta digital es quien no sabe utilizar tecnologías y aplicaciones digitales.

La competencia digital es tan importante que el Parlamento Europeo en 2006, la incluyó como una de las 8 competencias clave del aprendizaje permanente:

@starpy
Fuente: @starpy

Tendríamos que plantearnos entonces, la necesidad de integrar  la competencia digital en la formación para el empleo de trabajadores y desempleados. Propondría dos opciones alternativas o complementarias, si bien me decantaría por la segunda.

  • como un módulo transversal
  • como competencia a desarrollar y evaluar  en actividades y proyectos que se realicen en todos los cursos.

Si no es así, el sistema laboral estará certificando alumnos que accederán al mundo laboral digital y globalizado, siendo auténticos “incompetentes digitales”.

8 indiscutibles razones para mejorar tu competencia digital como docente de formación para el empleo

En mi trabajo como formadora y dinamizadora de docentes de formación para el empleo he tenido la oportunidad de observar y compartir reflexiones acerca de qué les motiva a mejorar su competencia digital.

Habitualmente escucho las necesidades de formación de docentes de Talleres de Empleo. Consideran necesario estar actualizados en sus respectivas especialidades (desde oficios manuales hasta otros más tecnificados) y en temas transversales como trabajo en equipo, resolución de problemas , metodología didáctica y competencia digital. En el Servicio Valenciano de Empleo y Formación, Servef abordamos en la medida de lo posible estas necesidades y es en el área de competencia digital donde intervengo.

 Trabajan en ambientes de aprendizaje y laborales ciertamente difíciles pero cada proyecto es un reto que cuando finaliza da muchas satisfacciones. El alumnado de estos programas tienen un nivel educativo básico, escasas habilidades sociales, hay un alto porcentaje de parados de larga duración y su motivación por entrar en estos cursos no es tanto el aprendizaje de un oficio, sino tener un salario mínimo durante el tiempo que dura el curso: un “cóctel” difícil de gestionar y donde resulta difícil reavivar la motivación por aprender. Aunque todo ésto daría para otro artículo.

Suelo comenzar los cursos con una encuesta donde los docentes indican su grado de uso de las TIC, qué herramientas conocen, cuando, dónde y cómo las utilizan y lo que es más importante, si las utilizan como recurso de aprendizaje con sus alumnos. En un primer análisis ya se observa que,

  • Los docentes, en un alto porcentaje, utilizan herramientas digitales para buscar información con objeto de preparar sus clases y actividades. (sin entrar en el modo de filtrado, selección y gestión de información)
  • Que tienen una mayor o menor destreza en la elaboración de presentaciones digitales (en su mayoría Power Point) y que preparan actividades de aula donde los alumnos buscan información en Internet y con ella preparan documentos o presentaciones.(sin detenernos en la variedad de herramientas que ponen al alcance de los alumnos y qué métodos de evaluación utilizan para valorar los trabajos de los alumnos).
  • Que no utilizan las TIC de forma habitual en las aulas por falta de dispositivos, por falta de conectividad, por falta de formación, por falta de tiempo y porque  (en opinión de algunos entes promotores) es innecesario para el aprendizaje de una ocupación.

Nada nuevo bajo el sol…Estos resultados bien podrían trasladarse a la mayoría de docentes de formación para el empleo.

Pero si eres docente de formación para el empleo y crees que el uso de herramientas TIC podría cambiar algo el ambiente de aprendizaje que se respira en tu aula, sigue leyendo y descubrirás además 8 indiscutibles razones para mejorar tu competencia digital como docente en formación para el empleo:

  1. Porque vivimos en un mundo que ya es digital, y no entender la competencia digital, cómo enseñarla y cómo evaluarla en los cursos, supone que tú y tus alumnos podéis estar en riesgo de exclusión profesional.
  2. Porque si usas herramientas digitales en tu aula aumentará la motivación de los alumnos y multiplicarás su capacidad de aprendizaje, ya que verán de forma natural cómo se integra la tecnología que ya están utilizando en su vida personal  a través de dispositivos móviles como las tabletas o los smartphones.
  3. Porque los desempleados a los que formas, necesitan desarrollar su competencia digital, para integrarse en empresas que pertenecen a una economía basada en la información y el conocimiento a través de recursos y aplicaciones digitales.
  4. Porque para muchos de tus alumnos desempleados, tus clases son la única oportunidad de acceder a la tecnología y puedes hacerles entender lo útil que podrá ser para su vida personal y profesional.
  5. Porque ampliarás tus conocimientos y capacidades y tendrás más y mejores oportunidades laborales.
  6. Porque los programas formativos de los certificados de profesionalidad y otras especialidades de formación profesional para el empleo aconsejan cada vez más metodologías colaborativas y recursos tecnológicos, independientemente de que pertenezcan o no a familias profesionales relacionadas con informática.
  7. Porque ya existe en la red una amplia oferta formativa abierta, flexible y gratuita que te permite conjugar tus tareas docentes con el reciclaje profesional. Por tanto, los argumentos “no tengo tiempo” y “no tengo presupuesto” ya no son válidos.
  8. Porque es un reto profesional que debes abordar, sin excusas. Si crees que no lo necesitas, piensa que tus alumnos, sí.

¿Se te ocurre alguna razón más?

¿ Te consideras un buen docente de formación para el empleo?

Llevas varios años impartiendo cursos de formación profesional para el empleo, en concreto certificados de profesionalidad y tus alumnos te valoran bastante bien en las encuestas.

Has creado tus materiales didácticos , buscando información cuidadosamente no solo en libros de texto, sino también en Internet.

Ya tienes cierta habilidad en realizar búsquedas en el navegador Google  seleccionando y estructurando cuidadosamente información y recursos didácticos según el programa formativo de la especialidad que impartes y la has redactado teniendo en cuenta el nivel formativo de tu alumnado. Finalmente has diseñado actividades y evaluaciones “de cosecha propia” o tomando como referencia otras que has encontrado en Internet. Actualizar la documentación de cada curso se convierte en tarea ardua pero vale la pena, porque podrás reutilizarla en los próximos cursos. Buen trabajo!

power-pointHas preparado varias presentaciones de Power Point de apoyo para explicar algunos de los contenidos, incluso has encontrado algunos contenidos en la Web y vídeos de Youtube y Vimeo relacionados con  los módulos del curso. Los alumnos podrán visualizarlos en clase y serán una ayuda para los alumnos a los que les cuesta leer textos impresos.  Comprender y asimilar a través de materiales audiovisuales, qué buena idea!

Te sientes seguro porque dominas la materia del curso y las aplicaciones de Google son de verdadera ayuda para preparar tus clases.

Sin embargo, notas a algunos de tus  alumnos desmotivados, ausentes, algunos muestran interés pero les cuesta mucho entender y asimilar contenidos.

Tú sueles pensar: “Seguramente sea por su crítica situación laboral, porque no han elegido el curso que más se ajusta a sus intereses. Algunos vienen de colectivos sociales con dificultades…y han elegido este curso por la ayuda económica, no les interesa aprender una ocupación. Es normal…”.

Hay cosas que no te gustan , pero no haces nada por cambiarlas.¿O quizá ya te has planteado cambiar cómo  impartes las clases?

Si es así, es que de algún modo ya estás saliendo de tu zona de confort.

Si no lo has hecho todavía, empieza por preguntarte ¿Qué puedo empezar a cambiar?

¿Has probado a que sean tus alumnos los que elaboren actividades, presentaciones, tablas, encuestas, videos, documentos, etc. con herramientas TIC?

google apps

Las Google apps for Education son gratuitas y se encuentran disponibles en la red.

11165280_777543762341169_1493345842908448612_n

Un buen comienzo será que explores buenas prácticas de otros docentes, pruebes a utilizar alguna/s de las muchísimas herramientas TIC que hay en la red imaginando qué usos puedes darle en el aula, experimenta con ella/s con tus alumnos. Aprovecha los dispositivos que te ofrezca el centro de formación y comparte los resultados de estas experiencias con otros docentes a través de distintas redes sociales. En muy poco tiempo empezarás a ver resultados satisfactorios en las experiencias de aprendizaje de tus alumnos.

No lo dejes para más adelante, empieza a actuar!!